lunes, 10 de agosto de 2015

Mi fórmula de la Felicidad en 3 pasos

Constantemente la gente me pregunta ¿Cómo soy tan feliz? incluso algunos de mis amigos han tenido la ocurrencia de hacer un “evento” en Facebook titulado. “Marcha para que la Romideje bendiciones para el resto de los mortales”, esto me llevo a meditar en cuanto al tema y debo afirmar que soy muy bendecida e inmensamente feliz y aclarar que esto no significa que estoy exenta de desafíos, adversidad e incluso tristezas, porque vaya que he tenido algunas bastante profundas, pero ¿saben? son muchas de esas cosas aparentemente negativas, las que han llegado a ser grandes oportunidades para crecer, forjar y pulir mi carácter.
Primero: Lo importante es saber cómo funciona, no porque otro sea “más feliz” significa que yo seré “menos feliz, todos podemos ser felices sin medida, la buena noticia es que las “bendiciones” o la “felicidad” son un recurso inagotable, por lo que estas alcanzan para todos los que quieran, ¡JAMÁS! Deben “competir” o pensar absurdamente que es algo que deben quitar a otros para poder tenerlo. La cosa no funciona así, personalmente creo que la fórmula más efectiva de hallar felicidad es, despojándonos, poner todo de nosotros para servir y dar felicidad a otros, es un efecto casi mágico, en donde mientras más pierdes, más ganas, lo maravilloso es que al vivir así, crecen y se desarrollan en nosotros otras cualidades, entre ellas, el amor, la fe y la gratitud. Es como un círculo en donde todas van relacionadas y cuando una de estas cualidades aumenta en nosotros, todas las demás crecen conjuntamente.
Segundo: La felicidad es una decisión consiente, quizá eso explica porque la mayor parte del tiempo pareciera que mi felicidad es “mayor” a la del “común” de las personas, no necesariamente porque así sea, sino porque decido ser feliz como un estado interno, que no depende necesariamente de las circunstancias en las que me encuentre, ni menos de otros. Como leí en un mensaje inspirador  “La vida es buena si vivimos para que lo sea”. Lo que ese mensaje llama “una vida buena” viene a ser el resultado de la manera en la que hacemos las cosas, de las palabras que elegimos decir e incluso de la clase de pensamientos que elegimos tener. Ciertamente el ser felices depende de nosotros en gran medida y llega a ser un estado del alma. Una forma de vivir.
Tercero: Una actitud de gratitud es fundamental, A veces pensamos que el ser agradecido es lo que hacemos después de que se resuelven nuestros problemas, o aquello que reconocemos cuando nos sentimos felices por algo puntual, si nuestro sentimiento de gratitud sólo es proporcional al número de “cosas” que podamos contar, quizá esta sea una perspectiva equivocada, he aprendido que lo importante es aprender a estar “agradecidos en nuestras circunstancias”, parece algo imposible en tiempos de problemas, tristezas o dificultades, pero déjenme decirles que estos desafíos siempre vendrán, sin embargo, es justamente en medio de ellos, en donde más podemos descubrirnos, aprender y fortalecernos y de manera muy personal, es en muchas de esas circunstancias, en donde he aprendido que Dios está a solo un delgado velo de nuestros ojos y su amor se haya en aquellas pequeñas cosas que a veces la tribulación no nos permite ver, esos pequeños rayos de luz que a diario bendicen nuestra vida y hasta donde yo sé, el sol siempre está en el mismo lugar, todos los días, si aún aquellos más fríos y oscuros, en donde las nubes o la oscura noche, solo no nos dejan ver que está ahí. Muchos pueden pensar que, “ver el vaso medio lleno” es una actitud conformista, pero el mostrar gratitud en medio de nuestros desafíos o tristezas no significa que estamos complacidos con esas circunstancias y que debemos permanecer ahí; lo que sí significa es que mediante los ojos de la fe podemos ver más allá de nuestras dificultades actuales y será esta actitud la que sane el corazón y ensanche la mente permitiéndonos tener una visión más amplia y saber ser felices en nuestras circunstancias.
En definitiva lo que quiero compartir con ustedes no es una "fórmula para la felicidad" sino, mi convicción de que no importa lo que ocurra, ser felices no es solo nuestro destino, si no el camino mismo hacia nuestro éxito, por lo que siempre podemos volver a comenzar, llorar, secar nuestras lágrimas, levantar nuestra cabeza, abrazar un árbol, poner nuestra canción favorita a todo volumen o bailar bajo la fría lluvia para que nos despierte y entendamos que TODOS PODEMOS Y DEBEMOS SER FELICES.

Con todo mi amor.


Romi <3
*Pueden dejar sus comentarios mas abajo y no olviden seguir y comentarme lo que deseen en mis redes: 

2 comentarios:

  1. Hola! Interesante tu artículo! :) Te invito a visitar mi blog y enterarte cómo sacarte el esmalte en 1 minuto o menos :)! https://belusion.wordpress.com/2015/08/16/chao-esmalte-en-1-minuto-o-menos/ Cariños!

    ResponderEliminar
  2. Qué interesante su reflexión Profe!! Tanto tiempo invertido en buscar la felicidad y en definitiva no hay nada que buscar, solo dar, compartir y agradecer !
    Hoy agradeceré su clase de maquillaje y este artículo!

    ResponderEliminar