jueves, 16 de febrero de 2017

Perdón

No seré yo la abogada del diablo y en absoluto justificaré la violencia o daños físicos y psicológicos en el pololeo o cualquier relación . Dicho esto me ha venido la pregunta ¿Quién ayuda a los "Andres Larraín" si, ¿Cómo alguien no estuvo ahí para ayudarlo a él en su problema, falta de manejo de sus impulsos, rabia o ese demonio que se le metía dentro cada vez que maltrataba a su polola tanto psicológica como físicamente? Por otra parte ¿Por qué se le carga "la culpa" a esa mujer?... que "No puso límites" que "por qué no se alejó" "por qué no le dio una PLR y Chao" "que la mujer no tiene que aguantar" son solo algunas de las cosas que he oído, y pienso, Si Antonia seguía con él (sin saber más de su relación y tomando este caso como el de muchos parecidos) es seguramente porque nunca perdió la esperanza en sus promesas de cambios y quizá tenían días felices hasta que Larraín se descontrolada una vez más, quizá ella confiaba en que los "días malos" solo eran parte de la vida que ella quería junto a ese hombre que seguro amaba más que a ella misma en un punto. Y que es muy fácil opinar desde la vereda del frente pero si de algún modo trato de acercarme a sus zapatos quizá el panorama ahí se ve tan distinto.
Hace años por razones x tuve la oportunidad de presenciar varias veces juicios públicos en una Corte en Estados Unidos y ahí cada vez que iba me llamaba la atención, que habían hombres que habían sido violentos, agresivos con sus parejas o en diferentes contextos y dentro de los "castigos" que se le daban en determinado tiempo de "probation" era que estaban "Obligados" a ir a terapia de control de la ira "anger management" y esto se extendía por bastante tiempo y se le sentenciaba que si no cumplía con esto iba a la cárcel y listo.
Siempre tenía sentimientos encontrados ya que pensaba entonces "yo lo secaría en la carcel" "que injusto" etc . Incluso me chocaba más cuando veía que en la audiencia junto a mi, estaban algunas de esas mismas mujeres violentadas por quienes estaban dando sus "reportes" a la Jueza o esperando "sentencia" esperando para irse junto a sus querubines.
Lo que no comprendía quizá era que esas "Antonias", seguían ahí amando, refugiándose en aquel que solo les daba "momentos felices" que seguramente aprovechaban intensamente de una vida de violencia y maltrato y quizá es por esos pequeños momentos de felicidad que seguían ahí, con la esperanza intacta, que un día serían más los días buenos que malos, quizá son esas Antonias las que son capaces de ver en los "Andres Larraín" su lado bueno, ese potencial de mejorar y creen que serán ellas las que los salvarán de sus demonios internos, trancas, carácter, temperamento que se yo... de eso que los hace destruir todo a su paso, incluso su propia vida.
Quizá la sentencia en Estados Unidos reconocía la oportunidad que aunque, no merecen estos "Andres Larraín" necesitan por ellos y para que no existan más Antonias por las cuales lamentarnos.
¿Dónde acude una mujer que quiere ayudar a ese hombre violento, que quiere "salvarlo" son que la juzguen por querer quedarse ahí, sin que se lo alejen, porque prefiere los golpes antes que perderlo? Suena duro, pero no nos mintamos, hay muchas Antonias que se quedan porque así se siente para ellas.
Pienso que los "maltratadores" (algunos) sufren más. La mayoría regresa pidiendo perdón, llora, se lamenta y vuelven profundamente arrepentidos, cuyo grado de arrepentimiento no es cuestionable, ni siquiera para la ya frágil Antonia que creerá sus palabras una vez más.
Entonces ¿Cuál es la solución? ¿Estos "Andres Larraín" (hombres o mujeres) no tienen opción a sacarse sus demonios, a mejorar, a ser felices? ¿Son solo aquellos que deberían estar encerrados de por vida en la cárcel, para que no maltraten a nadie y alimentarse gratis con la Plata de mis impuestos?
Quizá como sociedad estamos tan mal que solo pensamos soluciones desde la vereda del frente de esa mujer, las más prácticas, pero las mas dolorosas para ella. Una constancias que la dejara en evidencia a ella también, que la avergonzará, con un llamado a carabineros que les dará un papel que no sacará ese dolor que tienen y no solucionará nada, nos mentimos porque sabemos que ella jamás tomará las soluciones que como sociedad le damos, porque no está dispuesta a perderlo o al menos no está dispuesta a no intentar salvar a este monstruo con el que quiere estar, y mientras ella lo intenta está sola, luchando por esa oportunidad, la condenamos y apuntamos con el dedo "porque ella no lo deja" "por qué No lo denuncia" "por que no se manda a cambiar" y otra vez lo mismo...entonces cuando pasa lo peor nos lamentamos, decimos que iremos hacia donde aparentemente está el más débil hoy, pero quizá ese maltratador que vemos como monstruo, solo se escondía de sus frustraciones y trastornos y de todo lo que finalmente lo hace el más débil de todos.
Perdón a todas esas Antonias por no entenderlas, por dejarlas solas y hacernos los cómplices y a esos Andrés Larraín por que como sociedad aún no sabemos cómo carajos hacernos cargo y ayudarlos a los dos.

Romi <3

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada